Compost y Compostaje

 

El Compost:

 

Materia altamente equilibrada en nutrientes y especialmente en oligoelementos necesarios para un correcto estado de salud y de producción de las plantas. De olor neutro, estable y parecida al humus que se obtiene a través del compostaje de materia orgánica.

 

Tipos de Compost:

- Maduro: Muy descompuesto. Para cualquier tipo de cultivo e indicado para aquellos  que no soportan un compost poco descompuesto.

- Joven: Poco descompuesto. Para cultivos que soportan bien este estado.

 

 

El Compostaje

 

Es el proceso aeróbico (descomposición con alta presencia de oxígeno) mediante el cual los microorganismos transforman la materia orgánica obteniendo  un compost ideal para el cultivo o la jardineria. Podemos emplear cualquier tipo de materia orgánica evitando aquellas contaminadas y siempre triturando las de mayor tamaño ya que precisarían de más tiempo para descomponerse.

 

 

Las Características:

 

- Mejora las propiedades físicas del suelo. Aumenta la porosidad y permeabilidad, y con ello, la capacidad de retención de agua en el suelo.

- Aumenta la capacidad de intercambio catiónico, la cantidad de materia orgánica presente y la capacidad de retener nutrientes. Mejora las condiciones fisico-químicas del suelo, evitando así el uso de fertilizantes químicos.

- Actúa como soporte y alimento de los microorganismos, mejorando la actividad biológica del suelo.

 

 

Los Factores:

 

Los microorganismos necesitan de  unas condiciones optimas de humedad, temperatura y oxigenación para poder vivir y desarrollar su actividad descomponedora. Participan en el proceso: bacterias, hongos y actinomicetes.

 

- Temperatura: Entre 35 y 55 ºC para que se eliminen semillas, patógenos y parásitos. Un exceso de temperatura mataría a los microorganismos necesarios para un buen compostaje.

- Humedad:  Para restos vegetales frescos 55%, para restos fibrosos y de mayor tamaño 80%. Un exceso de humedad transformaria el proceso aeróbico necesario para el compostaje en uno anaeróbico (ausencia de oxígeno) debido a que el agua ocuparia los poros,  provocando la putrefacción de la materia. Una falta de humedad disminuirá la actividad de los microorganismos alargando el proceso de compostaje.

- Oxígeno: Para que el proceso aeróbico se lleve a cabo el oxígeno es esencial. La cantidad de este dependerá de la humedad, el volteo, el tipo de materia orgánica y la utilización de aireación forzada.

- PH: Hongos entre 5-8 y bacterias entre 6-7,5.

-Carbono y nitrógeno: Buscaremos un equilibrio entre ambos ya que si estan descompensados disminuiria la actividad biológica. La materia orgánica rica en carbono y baja en nitrogeno pueden ser la paja, las hojas, las ramas, la turba... y las ricas en nitrogeno y pobres en carbono, los restos vegetales jovenes, excrementos de animales y residuos animales.

 

 

El Proceso:

 

Lo divideremos en cuatro periodos teniendo en cuenta los cambios de temperatura en el proceso:

 

- Mesofílico: A temperatura ambiente para que favorezca la rápida multiplicación de los microorganismos mesofilos. La temperatura aumenta debido a la actividad metabólica con lo que se producirá ácido orgánico que disminuirá el pH.

- Termofílico: A partir de 40º los microorganismos termofilos transforman el nitrógeno en amoníaco haciendo aumentar el pH. A los 60º los termofilos dan paso a las bacterias esporígenas y actinomicetos que descompondran las ceras, proteínas y hemicelulosas.

- Enfriamiento: Al  bajar  de los 60º aparecen de nuevo los termofilos que descompondran la celulosa, y desde los 40º entran en juego los mesófilos haciendo descender otra vez el pH.

- Maduración: tiempo en que a temperatura ambiente, y a lo largo de meses, se obtendrá el compost adecuado.

 

 

Cómo y dónde producirlo:

 

- En Compostadores o silos: Para pequeñas cantidades a compostar. Generalmente verticales, de 1 a 2 metros, con los laterales calados para conseguir la aireación necesaria y con una apertura inferior para extraer el compost. Conviene cribar el compost y así los restos de mayor tamaño que aún no se hayan descompuesto, los devolveremos al compostador para que acabe su proceso y actue además de acelerador debido a su ya alto contenido en microorganismos. Ideal para el uso particular contribuyendo, así, a reciclar nosotros mismos los desechos orgánicos de nuestra casa.

- En Montón: El más utilizado. Tendremos en cuenta todos los factores explicados anteriormente: humedad, equilibrio carbono-nitrógeno, oxígeno... Trituraremos los restos de mayor tamaño para obtener una mezcla homogenea y evitar un exceso de oxigenación debido a los espacios que éstos podrían provocar. Intercalar entre el  material orgánico finas capas de tierra fértil para que el montón siempre esté en contacto directo con el suelo, y cada 30cm una capa de compost maduro para acelerar el proceso. Realizar montones alargados en que la anchura de la base no supere la altura que debería ser aproximadamente de 1,5m. Ubicación: en climas fríos y humedos; al sol, protegido del viento y de la lluvia con una lámina de plástico que permita la oxigenación. En climas más calurosos; a la sombra durante el verano. Volteo: Imprescindible para una buena oxigenación del montón. Realizarlo a partir de 4-7 semanas, repitiendo el volteo dos veces cada 15 dias para obtener en unos 3 meses ya un buen compost joven. Hay que tener en cuenta que dependiendo del clima esto puede variar.

- En superficie: Se esparce el material bien triturado en una fina capa directamente sobre el suelo que irá penetrando en él poco a poco, consiguiendo ,además, una buena cobertura y protección.

 

PRODUCTOS COMPOSTAJE